Noticias

El Síndic se dirige a la comisaria europea de Derechos Humanos y a relatores de las Naciones Unidas por la falta de proporción de las actuaciones frente a presuntos delitos cometidos por personas disidentes con la unidad de España

11/04/2018

Las actuaciones perseguidas en este caso por la Audiencia Nacional se deben considerar prima facie como expresión de libertades públicas legalmente protegidas

El Síndic ha puesto en conocimiento de la nueva comisaria europea de derechos humanos, Dunja Mijatović y de los relatores competentes en materia de derechos humanos de Naciones Unidas las últimas detenciones de personas acusadas de rebelión y terrorismo. Se trata de una operación coordinada por la Audiencia Nacional por los cortes de carretera y el levantamiento de barreras de los peajes llevados a cabo hace dos semanas. El Síndic recuerda que las libertades de expresión y de manifestación constituyen derechos fundamentales protegidos por las más altas normas jurídicas nacionales e internacionales y que, aunque estas libertades no son absolutas, sus límites deben estar basados en la ley, buscar fines legítimos y ser proporcionales.

Las actuaciones perseguidas en este caso por la Audiencia Nacional se deben considerar prima facie como expresión de libertades públicas legalmente protegidas. Si, en el transcurso del ejercicio de estas libertades, se han traspasado los límites constitucionales y estatutarios de los derechos en cuestión y se han cometido actos de desorden público, se deben perseguir penalmente estos hechos con proporción y mesura. La calificación de hechos de esta naturaleza como rebelión o terrorismo resulta manifiestamente desproporcionada, contraria al principio de legalidad y dirigida aparentemente al doble objetivo, por un lado, de criminalizar la protesta y provocar un efecto disuasorio de cara a futuras movilizaciones; y, por el otro, de permitir a la Audiencia Nacional asumir la instrucción de unos hechos que, en virtud del principio de juez predeterminado por la ley, correspondería a los juzgados de instrucción de los territorios donde se hubieren cometido.

Volver