Noticias

El Síndic recomienda al Ayuntamiento de Tortosa modificar los requisitos para empadronarse y no exigir la cédula de habitabilidad

30/12/2009

El Ayuntamiento de Tortosa exige este requisito como obligatorio como un instrumento de detección y corrección de las situaciones de sobreocupación y infravivienda, según un protocolo aprobado por la Junta de Gobierno Local. El Síndic considera que este acuerdo del Ayuntamiento modifica el régimen jurídico del padrón, no tiene el rango normativo exigido por la legislación vigente y puede afectar a derechos.

Este es el caso de las dos personas que han presentado una queja sobre esta problemática. Una de ellas explica que necesita inscribirse en el padrón municipal de habitantes porque, cuando solicita el abono social de Telefónica, destinado  a los usuarios del servicio con ingresos económicos muy bajos,  esta empresa le pide el volante de empadronamiento familiar. El problema radica en que no tiene  la cédula y, para tramitarla, debe obtener un certificado de habitabilidad suscrito por un técnico competente que tiene unos costes económicos que ella, con los ingresos que percibe, no puede asumir. Según la normativa vigente, el padrón es sólo un registro de la población que debe incluir a todas las personas que residen habitualmente en el municipio. Y en ningún caso, la ley establece como obligatorio tener la cédula para poderse empadronar.

A pesar de ello, el Síndic entiende  que es preciso abordar el problema de la sobreocupación de viviendas que llevó a los Ayuntamientos a exigir este requisito.  El control de las viviendas puede realizarse a través de los mecanismos ya previstos en la ley del derecho a la vivienda. El padrón, incluso, puede servir para detectar estas situaciones que después tienen que ser controladas por los servicios municipales en uso de sus potestades inspectoras y  sancionadoras. Todas estas consideraciones ya habían sido planteadas por el Síndic en  su Informe extraordinario sobre la gestión municipal del empadronamiento de los inmigrantes, de enero de 2008.

El Síndic ha sugerido también al Ayuntamiento que empadrone a las dos personas que presentaron las quejas sin condicionar este acto a la presentación de la cédula de habitabilidad.

 

Volver