Noticias

El Parlament y el Síndic han organizado un acto para conmemorar el 50 aniversario de la Asamblea de Cataluña

05/11/2021

foto

Se ha reivindicado el papel de la Asamblea de Cataluña para entender los acontecimientos actuales

El síndic ha puesto de manifiesto que la mayoría de derechos que se defendían en los cuatro puntos fundacionales mantienen su recorrido de aplicación

Hoy, 5 de noviembre, ha tenido lugar en el Parlamento de Cataluña un acto de conmemoración del 50 aniversario de la creación de la Assembla de Catalunya, organizado por el Síndic de Greuges y el Parlament. Con este acto se ha querido rendir homenaje a la Asamblea y a los miembros que formaron parte de dicha Asamblea así como realizar un análisis de la vigencia hoy en día de sus postulados.

El 7 de noviembre de 1971 se celebró clandestinamente la sesión fundacional de la Asamblea de Cataluña en la iglesia de San Agustín de Barcelona, ​​que se convirtió en una plataforma unitaria del antifranquismo que agrupaba a la oposición catalana política y social contra la dictadura y luchaba por recuperar las libertades colectivas. Se disolvió en 1977 con el regreso de la democracia parlamentaria, pero sus reivindicaciones se convirtieron en objetivo de una gran mayoría de catalanes.   

El acto se ha iniciado con una introducción y glosa por parte de Antoni Batista, coautor del libro La gran conspiración. Crónica de la Assemblea de Catalunya, que hizo con motivo de los 20 años de la sesión fundacional. 

Posteriormente, la actriz y participante de la Asamblea, Maria Josep Arenós, ha hecho la lectura de los cuatro puntos fundacionales, y ha pasado la palabra a otras personas que formaron parte, como la abogada Elisabet Mas, el político Miquel Sellarès, la ingeniera Laura Tremosa, y el político Joan Vallvè.

El síndico de agravios, Rafael Ribó, ha reivindicado la vigencia de los cuatro puntos fundacionales de la Assemblea de Catalunya en la defensa de los derechos, y ha puesto de manifiesto que la mayoría de los postulados recogidos en los ejes reivindicativos de la Asamblea – amnistía, libertades, autogobierno como primer paso hacia la autodeterminación o coordinación con otras organizaciones del Estado español– siguen siendo plenamente vigentes hoy en día. En este sentido, el síndico ha querido destacar que importantes informes internacionales defienden la amnistía como vía de solución al conflicto político que tiene el Estado con Cataluña y que, además, esta medida es defendida por una parte de la sociedad catalana y tiene un amplio eco internacional. En reiteradas ocasiones el Síndic ha manifestado ya su opinión de que las Cortes Generales podrían aprobar una ley de amnistía plenamente constitucional que permitiría abrir una nueva etapa basada en el diálogo en el marco del estado de derecho.

En la misma línea, las libertades, como la de expresión o la de manifestación, también todavía hoy requieren una constante defensa. Y así lo ha denunciado el Síndic desde el año 2017, cuando presentó el informe “ Retrocesos en materia de derechos humanos: libertad de expresión de los cargos electos y separación de poderes en el Reino de España” . La libertad de expresión constituye uno de los pilares básicos de una sociedad democrática y, por tanto, es un derecho esencial para la salvaguarda del orden público democrático europeo en materia de derechos humanos. En el informe el Síndic ya defendía que una excesiva intervención del derecho penal en la vida social comporta una reducción del ámbito de libertad individual y es especialmente grave cuando se utiliza en representantes políticos y cargos electos. En el Reino de España existen casos claramente ilustrativos del uso desproporcionado que se hace del Código penal para coartar el libre ejercicio del derecho a la libertad de expresión y para intentar castigar penalmente las voces discordantes con el discurso oficial de las instancias gubernamentales.

Reitera la necesidad de controlar con unidad el discurso del odio y las discriminaciones, especialmente las de género. Asimismo, ha planteado la necesidad de una solución política a la profundización del autogobierno, y que sea refrendada, para superar las problemáticas posteriores a la Sentencia del Tribunal Constitucional de 2010. 

Al final de su intervención, el síndico ha encajado, en el marco del último punto de la Asamblea de Cataluña, sobre la coordinación con otras organizaciones del Estado Español, el cumplimiento de las recomendaciones de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de 'Europa, que plantea un diálogo político entre el Estado y Cataluña que huya de toda aplicación del Código penal.

El síndic ha subrayado la necesidad de trabajar desde el consenso –no desde la lucha partidista– los derechos fuertes que pertenecen a toda la sociedad, como la justicia social, la sostenibilidad, el plurilingüismo o el autogobierno.

La presidenta ha descrito el acto como un ejercicio para recuperar la memoria, girar la vista atrás y mirar hacia dónde queremos dirigirnos, ante la obra de Antoni Tàpies. 

Volver