Noticias

El Síndic constata falta de coordinación entre los servicios intervinientes en el caso del bebé fallecido en Artesa de Segre y una falta de apoyo social a la madre

12/04/2022

Foto

El Síndic pide a la DGAIA que lidere el proceso de revisión de las actuaciones en este caso

Los profesionales de la salud, del ámbito social, y del ámbito de protección a la infancia deberían haber emprendido medidas proactivas, de acuerdo con el Protocolo marco de actuaciones contra el maltrato infantil

 

A principios de marzo de 2022 el Síndic tuvo conocimiento por los medios de comunicación de la muerte de un bebé de tres meses, hijo de una pareja residente en Artesa de Segre, y abrió una actuación de oficio para estudiar la actuación de las distintas administraciones en el cumplimiento de los protocolos contra el maltrato infantil.

A partir de las informaciones recibidas por parte de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) y del Consejo Comarcal de La Noguera, el Síndic concluye que ha habido una falta de coordinación entre los servicios implicados y una falta de apoyo social a la madre del bebé frente a las dificultades que presentaba.

A partir del estudio del caso, el Síndic ha constatado que la madre se encontraba en una situación de alta vulnerabilidad, dado que era una joven ex tutelada y con discapacidad.

En este contexto, el Síndic manifiesta que ha habido una falta de coordinación entre el EAIA referente de la madre cuando residía en el área metropolitana de Barcelona y el EAIA del territorio en el que vivía actualmente (Artesa de Segre), y también entre los Servicios Centrales de la DGAIA y los Servicios de Atención a la Infancia de Lleida (SAIA) a raíz del desinternamiento, embarazo y condición de discapacidad de la joven.

Paralelamente, el Síndic ha tenido conocimiento de que a mediados de octubre de 2021 la madre acudió a los servicios sociales para pedir una ayuda para alimentos y fue redirigida a la Cruz Roja porque no disponía de documentación, y ha querido alertar de la gravedad de la falta de soporte recibido.

En el mismo sentido, el Síndic también denuncia que la información social recibida no se refiere en ningún caso a la necesidad de investigar las condiciones de la vivienda y de vida del bebé. Y es que, desde una vertiente preventiva, la situación familiar hubiera requerido un seguimiento cercano para acompañar a la pareja en la crianza y observar si los recursos personales y las capacidades parentales que desarrollaban los progenitores les permitían afrontar con suficiente autonomía la labor de la crianza del bebé. En este contexto, el Síndic recuerda la importancia del ejercicio de la función de prevención de los servicios sociales ante posibles malos tratos hacia los menores.

De la documentación recibida, se desprende la dificultad de realizar un seguimiento de la situación de la madre y del bebé. Por tanto, a criterio del Síndic, ante la falta de información y las dificultades de realizar un seguimiento al bebé, se deberían de haber emprendido medidas proactivas y de coordinación entre los profesionales de la salud y del ámbito social, tal y como se establece en el Protocolo marco de actuaciones contra el maltrato infantil. Ante este hecho, el Síndic se ve obligado a insistir en que todavía es necesario seguir reforzando el conocimiento de este instrumento.

Por último, el Síndic denuncia que en este caso también han fallado las alertas de la atención primaria, de los servicios sociales y del EAIA, ante las dificultades de realizar el seguimiento de la situación. El Síndic recuerda que el abordaje del maltrato infantil debe realizarse siempre desde una actuación multidisciplinar, y que hay que actuar de manera ágil. 

Por todo ello, el Síndic pide:

  • Al Departamento de Derechos Sociales que le informe sobre las actuaciones de acompañamiento llevadas a cabo para la transición a la vida adulta de la madre, como joven ex tutelada de la DGAIA.
  • Al Consejo Comarcal de La Noguera que le informe sobre la aplicación del Protocolo de atención a la infancia y la adolescencia en el territorio para la prevención, detección y abordaje del maltrato infantil, y las medidas previstas para adoptarlo o actualizarlo.
  • Al Departamento de Salud que le informe sobre las actuaciones llevadas a cabo con el bebé en centros hospitalarios, centros de atención primaria u otros.
  • A la DGAIA que lidere la revisión conjunta y transversal de este caso con los diferentes servicios intervinientes, a fin de introducir mejoras en el circuito que permitan incrementar en un futuro la coordinación y el trabajo en red en una fase más temprana, en beneficio de los menores, especialmente bebés, ante cualquier señal de sospecha o en caso de dificultad de realizar un seguimiento familiar.

Volver